Publicado por el

Encontrando el nicho perfecto en el mercado

Cuando el mercado es amplio, la mejor opción es siempre encontrar un nicho del público que represente una excelente oportunidad para nuestro negocio.

Encontrando el nicho perfecto en el mercado

Si bien los segmentos de clientes en el mercado inmobiliario ya están prácticamente definidos desde hace décadas, es cierto que el ser humano es una criatura cambiante, que va modificando sus necesidades y motivaciones conforme a las nuevas tendencias del mercado. Poder detectarlo y anticiparse a estos cambios, será la clave para ser pioneros en la industria y destacarse sobre el resto.

Pero más allá de esto, en este artículo nos enfocaremos a analizar los nichos actuales de la Argentina en el sector de bienes raíces.

Oficinas: un nicho que es una constante y nunca dejará de ser protagonista.  La demanda de oficinas, a pesar de las tendencias de trabajos freelance o tele-trabajo, no deja de crecer. Lo cierto aquí es que, en lo últimos años, las pequeñas empresas ya no necesitan de una infraestructura especial para sus puestos de trabajo, sino que fácilmente se adaptan departamentos o casas con dicho fin.

Condominios: la oferta-demanda de este tipo de inmueble es muy fuerte en Buenos Aires, Córdoba y Rosario. Sin embargo, en el resto del interior del país es prácticamente inexistente.

Hoteles: el turismo dentro del país ha crecido enormemente en los últimos 2 años. Aquellos que apuesten a las franquicias hoteleras, probablemente tendrán mayor éxito que los que se dediquen a la inversión en oficinas o departamentos.

Sector ABC1: o más conocido como “clase alta”. Countries, barrios cerrados, pisos de edificio con terraza privada, son los productos más demandados por este nicho. Dado al porcentaje de la población total que es capaz de acceder a un inmueble de esta gama, los emprendimiento son escasos, pero de gran calidad, ya que se trata de un consumidor muy conocedor y altamente informado.

 

Fuente imagen Country House Algunos derechos reservados por peter pearson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *