Publicado por el

Vivir solo: una tendencia que no cesa

Valorar esta publicación

¿Sabías que más del 12% de la población mundial de 20 años (y más) ya viven solos y que para el 2030 se proyecta que la cifra aumente al 16%.

Vivir solo una tendencia que no cesa

La experiencia de vivir solo puede estar influenciada por dos factores: elección o necesidad.  Por ejemplo: después de una separación, casi la mitad de los hombres y el 31% de las mujeres viven solas. Si bien muchas de esas personas pueden no sentirse bien acerca de la situación de “estar solos”, el hecho de que no convivan con alguien no es correlativo al tiempo que pasen en soledad. De hecho, el mayor porcentaje de la población son solteros  que buscan privacidad en su vida.

Si bien en la Argentina la situación económica no parece mejorar con el tiempo, el porcentaje de jóvenes que eligen independizarse no se ve alterado. Existen diferentes alternativas para contrarrestar la falta de dinero disponible, como el alquiler de monoambientes, pensiones o departamentos (más baratos) alejados de la zona céntrica.

Entre las ventajas que los inquilinos que eligen vivir solos encuentran, podemos destacar:

1- No se discute

Compartir una casa significa la negociación de necesidades físicas (espacios), emocionales y/o financieras. En este momento, la lucha de individualidades puede provocar roces normales entre dos seres humanos. Por el contrario, vivir solo significa la libertad para centrarse en nuestras propias necesidades y la opción de explorarnos interiormente. Nada más enriquecedor que escucharse a uno mismo.

2- Nunca estás solo

Por el contrario a lo que muchos piensan, los amigos y compañeros de trabajo siempre terminan eligiendo el departamento “del que vive solo” para reuniones sociales. Más allá de esto, quienes sean solteros o estén comenzando una relación, adoran vivir solos por el hecho de tener más libertad en la disposición de la vivienda.

3- Tiempo para sus aficiones

Complementando el punto anterior, la disposición del departamento para uno mismo servirá también para poder desplegar las pasiones que alimentan la vida. Ya sea si el “hobbie” del inquilino es pintar, tocar algún instrumento o desear realizar ejercicio físico, nadie podrá interferir en esos momentos.

 

 

Fuente imagen  day 033.Algunos derechos reservados por H o l l y.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *